LA HORA DORADA...EL ATARDECER - Welthy111

Conectarse

Registrarse

Después de crear una cuenta, podrá hacer un seguimiento de su estado de pago, rastrear la confirmación y también puede calificar la visita después de que finalizó la visita.
Nombre de usuario*
Contraseña*
Confirmar contraseña*
Nombre*
Apellidos*
Fecha de cumpleaños*
Email*
Teléfono*
DNI*
País *
*Creando esta cuenta aceptas los Términos del servicio y la política de privacidad.
Please agree to all the terms and conditions before proceeding to the next step

¿Eres un usuario registrado?

Conectarse

Conectarse

Registrarse

Después de crear una cuenta, podrá hacer un seguimiento de su estado de pago, rastrear la confirmación y también puede calificar la visita después de que finalizó la visita.
Nombre de usuario*
Contraseña*
Confirmar contraseña*
Nombre*
Apellidos*
Fecha de cumpleaños*
Email*
Teléfono*
DNI*
País *
*Creando esta cuenta aceptas los Términos del servicio y la política de privacidad.
Please agree to all the terms and conditions before proceeding to the next step

¿Eres un usuario registrado?

Conectarse

LA HORA DORADA…EL ATARDECER

El atardecer, la hora dorada…mi momento favorito del día sin duda. La hora mágica! Tengo miles de fotos de atardeceres, pero os dejo una primera selección e iré subiendo más poco a poco.Esos momentos de conexión mágica que nos brindan los atardeceres, son momentos meditativos, son momentos cuando sentimos que el silencio es el aliado perfecto para realmente sentir y disfrutar de esa conexión especial, mágica y divina. Son momentos cuando despertamos nuestra serenidad y nos abrimos a las posibilidades infinitas de la creación, que ejecuta ante nuestros ojos algo irrepetible.

La práctica regular de la meditación nos permite empezar a cultivar el silencio interior, nos permite reencontrarnos con ese mismo espacio donde nos ubicamos mágicamente,  cuando sabemos que hemos hecho contacto con algo que está más allá del ruido de nuestra mente, más allá de nuestras ansiedades, preocupaciones y juicios.Podemos aprovechar este regalo diario de los atardeceres para agradecer, para regocijarnos en la maravilla que nos rodea, para conectarnos aunque sea brevemente con el silencio y viajar a nuestro interior, a reencontrarnos con nuestra serenidad, con la alegría, con nuestra esencia divina. Con esa intención, con el deseo de brindar momentos de silencio, serenidad y conexión.

Deja tu comentario